Bloqueos tienen al borde de la quiebra al sector avícola

Las plantas de Huevos Kikes, Santa Anita Nápoles y Huevos Oro podrían desaparecer del suroccidente.

Los constantes bloqueos de las vías del suroccidente del país tienen en jaque a la industria avícola, que lleva más de tres semanas y media con dificultades para operar. Esta situación tiene bajo mínimos a las empresas del sector y hasta los mayores productores están en riesgo de quebrar.

De seguir así, las plantas de empresas como Huevos Kikes, Santa Anita Nápoles o Huevos Oro podrían desaparecer de la región, que aporta 30 por ciento de la producción nacional de huevo y 20 por ciento de pollo.

Hasta el momento, las compañías están operando por debajo de su capacidad y dicen que no tienen mucho más oxígeno para aguantar. Continúan las dificultades en el transporte y movilidad de los trabajadores y las plantas están cada vez más desabastecidas porque no llega el alimento para las aves. El punto más crítico se vive en el corredor Buenaventura-Buga, donde, si bien hay caravanas humanitarias, los empresarios alertan de que se han presentado asaltos.

En total, según Fenavi, siguen represados y sin poder llegar a los puntos de distribución 180 millones de huevos y 20.000 toneladas de pollo. Además, se han tenido que sacrificar 12 millones de aves y hay 120 millones en riesgo de muerte por la falta de alimento.

“En Buenaventura tenemos 250.000 toneladas de alimento para diferentes sectores y en los últimos 24 días solo hemos traído 11 tractomulas. Usualmente para alimentar en un día a las aves del Valle del Cauca (50 millones) necesitamos 240”, dijo Gonzalo Moreno, presidente del gremio.

De agravarse esta situación, se podría aumentar el riesgo de desabastecimiento de una de las proteínas preferidas de los colombianos. El año pasado, el consumo per cápita fue de 325 huevos, 34 por ciento más que hace una década. Además, con una menor oferta también se elevan los precios a nivel nacional.

Según una encuesta elaborada por la Cámara de Comercio de Cali, la primera semana de mayo, 27,7 por ciento de las compañías indicaron la intención de disminuir su capacidad instalada o cerrar operaciones.

“Estamos bloqueados, sitiados, a veces hay apertura, pero no han podido subir los alimentos para los animales, por eso se han muerto millones. En total, estimamos $ 1,2 billones de pérdidas por semana. Estaríamos hoy por encima de $ 4 billones, lo que representa 4 por ciento del PIB del Valle”, indicó el presidente de la Cámara, Esteban Piedrahíta.

Ante esta situación, tanto las grandes como las medianas y pequeñas empresas le piden al Gobierno que desbloquee las vías para no poner en riesgo a las más de 350.000 familias que dependen de esta industria.

Huevos Kikes, la mayor compañía avícola del país, tiene tres plantas que emplean a 1.400 familias en el suroccidente y teme cerrarlas por la situación de orden público. De momento, ya ha suspendido el contrato a 600 personas y ha tenido que sacrificar 400.000 gallinas.

“La situación es crítica. Si esto no se soluciona, tendremos que sacrificar al resto. En total, tenemos 4 millones de aves en las plantas. Si se mueren nuestros activos productivos, la compañía se acaba”, dijo Juan Felipe Montoya, presidente de la empresa.

En la misma situación se encuentra el segundo productor. Luis Fernando Tascón, gerente de Santa Anita Nápoles, quien aseguró que tienen a cerca de 50 % de las aves en ayunos forzosos. “Si esto no se resuelve y se mueren, hay un riesgo inminente del cierre de la compañía. El 92 por ciento de nuestra operación se produce aquí”, explicó.

También está en un punto crítico Nutriavícola, la cual está detrás de la marca Huevos Oro. Mario César Ocampo, su gerente, indicó que tienen más de 1 millón de aves sin comida y que esta situación provocará un problema de seguridad alimentaria en el mediano plazo.

Desde la parte de genética, Rafael Serrano, de Pronavícola, aseguró que ya se han muerto 45.000 reproductoras y que en estos momentos están en ayuno otras 540.000. “Volver a tener los niveles que tenemos hoy nos tomaría entre 18 y 20 meses”, precisó.

Noticia e imagen tomada de: https://www.eltiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *