Es oficial: Fenavi Colombia vuelve a ser miembro de ALA

Colombia, de las principales aviculturas de la región, vuelve a formar parte de la asociación que agrupa a la industria avícola de Latinoamérica.

La Asociación Latinoamericana de Avicultura (ALA) acogió de nuevo como afiliado a la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), luego de casi cinco años de haberse dado su salida voluntaria.

En octubre de 2016, cuando fungía como su presidente ejecutivo Andrés Valencia Pinzón se dio la salida de la gremial Fenavi Colombia de ALA, un movimiento de especial relevancia por el peso de la avicultura comercial de ese país andino, considerada hoy la tercera de Hispanoamérica.

Con el arribo de Gonzalo Moreno en agosto de 2018 a la presidencia de Fenavi Colombia se reanudaron los acercamientos que desembocaron en la exitosa solicitud de su regreso al seno de ALA. “Nuestra Junta Directiva tomó la decisión de volver a ser miembro de ALA antes de la pandemia”, explicó Moreno a Cátedra Avícola Latam.

“De hecho ya habíamos vuelto meses atrás, participando, porque es natural que estemos en estos espacios para dar las discusiones en conjunto sobre todos los retos que tenemos, dentro de los cuales está el bienestar animal y el veganismo”, agregó el dirigente colombiano.

Por su parte, la directora ejecutiva de ALA, Juana Galván, confirmó que Fenavi Colombia es miembro oficial desde junio. “No lo hemos difundido mucho por los temas que nos ha traído la pandemia y también porque siempre los hemos considerado como socios”. El 31 de mayo de este año, el presidente de ALA Luis Eduardo Coello envió una circular a todas sus agremiaciones con el siguiente texto:

“Con gran satisfacción le comunicamos que, en reunión del Consejo Directivo celebrada el viernes 21 de mayo 2021, considerando que la Federación Nacional de Avicultura de Colombia – FENAVI- cumplió con lo establecido en el artículo seis (6) de los Estatutos de ALA, aprobó formalmente su membresía a nuestra Asociación”.

Por países allí representados, ALA está integrada ahora y desde junio por las principales agremiaciones avícolas de: Argentina, Barbados, Belice, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, Cuba, Guatemala, Granada, Guyana, Honduras, El Salvador, Ecuador, Jamaica, México, Nicaragua, República Dominicana, Panamá, Perú, Paraguay, San Vicente y Las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Noticia tomada de: https://catedralatam.com/

Crece desabastecimiento de huevo y carne de pollo

El suroccidente colombiano, donde se concentra al menos el 30% de la producción avícola nacional, la cual por los bloqueos no puede ser distribuida, es la zona más afectada en este paro.

El primer mes de paro nacional, con bloqueo viales y saqueos incluidos, dejan para el sector agropecuario cuantiosas pérdidas y para los consumidores claras situaciones de desabastecimiento y en algunos casos carestía en varios productos agrícolas, avícolas y pecuarios.

Uno de los sectores más afectados es el avícola, que según el presidente de Fenavi, Gonzalo Moreno, hasta esta última semana mostraba un desabastecimiento promedio en el país del 40% en pollo y del 30% en huevo, cifras variables dependiendo la zona del país analizada. El suroccidente de Colombia es el más afectado por los cierres viales, y al tener esa región una participación en la producción avícola superior al 30%, toma relevancia su situación.

“Los bloqueos que se iniciaron el pasado 28 de abril tienen sin alimentos a casi 120 millones de aves, 20 mil toneladas de carne de pollo aisladas, 180 millones de huevos, 60 mil toneladas de alimentos para aves se encuentran atascadas en algunas plantas de alimentos balanceados, 350 mil toneladas de producto granel para todo el sector pecuario represadas, se han muerto más de 12 millones de aves por inanición y adicionalmente muchos colombianos tienen dificultades para abastecerse de pollo y huevo”, resume el dirigente gremial.

Las cifras de Fenavi señalan que el consumo de carne de pollo y huevo es cada vez mayor en los colombianos. La avicultura provee 2,5 millones de toneladas, repartidas en 1,6 millones de toneladas en pollo y 900 mil en huevo. Hace diez años la producción era de 1,7 millones: un millón en pollo y 700 mil en huevo.

El año pasado, en medio de la pandemia, el sector avícola colombiano registró una tasa de crecimiento de 1,82%, dinámica explicada por una reducción de 4,7% en el renglón pollo, y un crecimiento de 13,9% en la producción de huevo.

En ese año también se importaron 7,8 millones de toneladas de granos, entre maíz amarillo, fríjol soya y torta de soya; de las cuales 5,6 millones de toneladas correspondieron a maíz, y 1,4 millones a torta de soya.

La proyección del sector avícola para el 2021 se estimaba en un rango negativo, entre 0,6% y 1,2%, sujeto a revisión en el segundo semestre; el pollo estaría entre -2,2% y -3,1%, en tanto que en huevo se espera un crecimiento de 1,9%. Ahora la situación es de gran incertidumbre.

El sector avícola moviliza cada mes alrededor de un millón de toneladas entre granos, alimento balanceado, genética, carne de pollo y huevos. Lo anterior implica un enorme esfuerzo en la cadena logística y una gran dependencia al normal funcionamiento de las vías y de los sistemas de transporte de carga.

Esta red logística mueve diariamente más de 30 mil toneladas de carga desde los puertos hacia las plantas de alimento balanceado, de las granjas a los centros de consumo, de las plantas de beneficio a los supermercados, precisa un informe de Fenavi.

Panorama

Hasta ahora las mayores dificultades parten de la imposibilidad de movilizar alimento para las aves, productos e insumos avícolas desde el puerto de Buenaventura a Cali. Los bloqueos han sido más intensos en el Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Santander, Eje Cafetero, Cundinamarca, Boyacá, Antioquia, Meta y Caquetá.

Pero la afectación social va más allá, 12 millones de colombianos tienen dificultades para abastecerse de alimentos; lo que se traduce en un inminente impacto nacional.

En el sur del país hay más de 50 millones de aves que están en peligro de muerte debido a que las granjas completan cuatro semanas sin poder entrar alimento para las aves, hay más de 100 millones de huevos represados, 10 mil toneladas de carne de pollo, y ya se han muerto más de 3 millones de pollitos de un día. A estos datos se le suma varias plantas de producción cerradas, el saqueo de camiones y vandalismo de granjas con más de medio millón de aves robadas.

Para Fenavi, la situación actual desbordó las garantías legales y constitucionales; las vías de hecho y violentas que han sido tomadas por algunos manifestantes, vulnera los límites del ejercicio de la protesta social y afecta los derechos fundamentales de quienes no hacen parte de ésta.

Noticia e imagen tomada de: https://www.eluniversal.com.co/

Bloqueos tienen al borde de la quiebra al sector avícola

Las plantas de Huevos Kikes, Santa Anita Nápoles y Huevos Oro podrían desaparecer del suroccidente.

Los constantes bloqueos de las vías del suroccidente del país tienen en jaque a la industria avícola, que lleva más de tres semanas y media con dificultades para operar. Esta situación tiene bajo mínimos a las empresas del sector y hasta los mayores productores están en riesgo de quebrar.

De seguir así, las plantas de empresas como Huevos Kikes, Santa Anita Nápoles o Huevos Oro podrían desaparecer de la región, que aporta 30 por ciento de la producción nacional de huevo y 20 por ciento de pollo.

Hasta el momento, las compañías están operando por debajo de su capacidad y dicen que no tienen mucho más oxígeno para aguantar. Continúan las dificultades en el transporte y movilidad de los trabajadores y las plantas están cada vez más desabastecidas porque no llega el alimento para las aves. El punto más crítico se vive en el corredor Buenaventura-Buga, donde, si bien hay caravanas humanitarias, los empresarios alertan de que se han presentado asaltos.

En total, según Fenavi, siguen represados y sin poder llegar a los puntos de distribución 180 millones de huevos y 20.000 toneladas de pollo. Además, se han tenido que sacrificar 12 millones de aves y hay 120 millones en riesgo de muerte por la falta de alimento.

“En Buenaventura tenemos 250.000 toneladas de alimento para diferentes sectores y en los últimos 24 días solo hemos traído 11 tractomulas. Usualmente para alimentar en un día a las aves del Valle del Cauca (50 millones) necesitamos 240”, dijo Gonzalo Moreno, presidente del gremio.

De agravarse esta situación, se podría aumentar el riesgo de desabastecimiento de una de las proteínas preferidas de los colombianos. El año pasado, el consumo per cápita fue de 325 huevos, 34 por ciento más que hace una década. Además, con una menor oferta también se elevan los precios a nivel nacional.

Según una encuesta elaborada por la Cámara de Comercio de Cali, la primera semana de mayo, 27,7 por ciento de las compañías indicaron la intención de disminuir su capacidad instalada o cerrar operaciones.

“Estamos bloqueados, sitiados, a veces hay apertura, pero no han podido subir los alimentos para los animales, por eso se han muerto millones. En total, estimamos $ 1,2 billones de pérdidas por semana. Estaríamos hoy por encima de $ 4 billones, lo que representa 4 por ciento del PIB del Valle”, indicó el presidente de la Cámara, Esteban Piedrahíta.

Ante esta situación, tanto las grandes como las medianas y pequeñas empresas le piden al Gobierno que desbloquee las vías para no poner en riesgo a las más de 350.000 familias que dependen de esta industria.

Huevos Kikes, la mayor compañía avícola del país, tiene tres plantas que emplean a 1.400 familias en el suroccidente y teme cerrarlas por la situación de orden público. De momento, ya ha suspendido el contrato a 600 personas y ha tenido que sacrificar 400.000 gallinas.

“La situación es crítica. Si esto no se soluciona, tendremos que sacrificar al resto. En total, tenemos 4 millones de aves en las plantas. Si se mueren nuestros activos productivos, la compañía se acaba”, dijo Juan Felipe Montoya, presidente de la empresa.

En la misma situación se encuentra el segundo productor. Luis Fernando Tascón, gerente de Santa Anita Nápoles, quien aseguró que tienen a cerca de 50 % de las aves en ayunos forzosos. “Si esto no se resuelve y se mueren, hay un riesgo inminente del cierre de la compañía. El 92 por ciento de nuestra operación se produce aquí”, explicó.

También está en un punto crítico Nutriavícola, la cual está detrás de la marca Huevos Oro. Mario César Ocampo, su gerente, indicó que tienen más de 1 millón de aves sin comida y que esta situación provocará un problema de seguridad alimentaria en el mediano plazo.

Desde la parte de genética, Rafael Serrano, de Pronavícola, aseguró que ya se han muerto 45.000 reproductoras y que en estos momentos están en ayuno otras 540.000. “Volver a tener los niveles que tenemos hoy nos tomaría entre 18 y 20 meses”, precisó.

Noticia e imagen tomada de: https://www.eltiempo.com/

Los gremios hacen llamados para que continúen los diálogos y cesen los bloqueos

El Consejo Gremial, Fenavi, Camacol y Fedelonjas consideran como un avance las reuniones del fin de semana, sin embargo, recalcan la necesidad de evitar bloqueos.

En el marco de las negociaciones entre el Comité Nacional del Paro y el Gobierno, varios gremios se han pronunciado acerca de la situación y hacen un llamado a que los diálogos sigan y se llegue a un acuerdo.

El Consejo Gremial Nacional aseguró que ya consideran un avance las primeras reuniones realizadas este fin de semana entre el Gobierno Nacional y el Comité Nacional del Paro. Sin embargo, dejaron en claro que no comparten la idea de que se sigan manteniendo los bloqueos en las vías del país.

“Rechazamos que el Comité del Paro insista en continuar con los bloqueos que afectan de manera dramática importantes zonas del país no solo por la escases de alimentos y medicamentos que se genera sino también por la pérdida de incontables puestos de trabajo. Por esta razón, respaldamos la solicitud que hizo ayer el Gobierno de suspenderlos y cesar todas las acciones de vandalismo y de violencia en las marchas, vías de hecho que son contrarias al mínimo respeto por los derechos fundamentales de los colombianos, como la salud, el trabajo y la movilidad”, aseguró el Consejo en comunicado.

La Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) también fue una de las agremiaciones que hizo su llamado. En una nota de prensa, informó que celebra la iniciación de los diálogos formales entre el Gobierno Nacional y los representantes del Comité del Paro Nacional. Además, hizo un llamado para que “se constituyan en el escenario democrático para proponer y debatir democráticamente las distintas medidas que requiere el país para enfrentar la compleja situación de las últimas semanas alrededor del paro nacional”.

Daniel Vásquez Franco, presidente ejecutivo de Fedelonjas afirmó que, “para que, precisamente en esos escenarios de diálogo directo y concertación, se construyan y se debatan democráticamente las distintas alternativas para la adopción de medidas que nos permitan enfrentar y salir delante de la profunda crisis económica, social y política que enfrenta nuestro país”.

Camacol hizo un llamado al Comité del Paro para que avance con las negociaciones, pero, sin mantener los bloqueos de modo que se permita el paso de alimentos y demás insumos para mantener la economía nacional.

“Reiteramos el rechazo al llamado que hace el Comité del Paro de mantener los bloqueos en las vías que impiden la libre movilidad y el ejercicio del derecho al trabajo de miles de ciudadanos, lo que pone en riesgo el abastecimiento y el sustento de los colombianos. En el caso de sector de la construcción, por lo menos un millón y medio de trabajadores y sus hogares, dependen hoy de esta actividad para la supervivencia de sus familias”, expresó el gremio de la construcción.

La Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) exhortó al Estado “a cumplir con el mandato legal de desbloquear de forma urgente las vías del país. Desde Fenavi se reconoce el derecho a la protesta social como una garantía que se desprende de la Constitución Política, sin embargo, la situación actual desbordó las garantías legales y constitucionales que se derivan de tal derecho; las vías de hecho y violentas que han sido tomadas por algunos manifestantes, vulnera los límites del ejercicio de la protesta social y afecta los derechos fundamentales de quienes no hacen parte de esta”, informó la agremiación en un comunicado.

La industria avícola es una de las más afectadas por los bloqueos. De acuerdo la agremiación, la situación tiene en jaque al negocio “por cuanto afecta el suministro de alimento para millones de aves e igualmente tiene en riesgo el abastecimiento de pollo y huevo, que son fundamentales en la canasta familiar de los colombianos”.

Según cifras de Fenavi, como consecuencia de los bloqueos sistemáticos se encuentran en riesgo de muerte 120 millones de aves por la falta de alimento. Además, en los puertos hay más de 250.000 toneladas de insumos para las granjas sin poderse transportar”.

Noticia e imagen tomada de: https://www.larepublica.co/

 

Pérdidas del paro suman más de 10 billones de pesos

Más de $ 480 mil millones en afectaciones se contabilizan diariamente. El sector agropecuario es el más afectado.

A las puertas de una nueva jornada de paro nacional para este miércoles, en lo que es la tercera semana de protestas en contra del presidente Iván Duque, las afectaciones a la economía ya superan los $ 10, 2  billones, de acuerdo con las estimaciones más recientes.

Según cálculos del ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, el país ha perdido cerca de $ 484 mil millones por día en las tres semanas de manifestaciones.

En términos generales, las pérdidas equivaldrían al 17,4 % de la inversión nacional para este año.

“Esto tiene un costo importante, no por el hecho y expresión legítima de la protesta, que yo respeto y valoro, sino por todos esos hechos de cierres de vías y actos vandálicos que lo que generan es una destrucción de los sectores productivos y generan problemas de escasez, suben los precios de los productos y esto afecta a los más vulnerables de nuestra economía o no le llega el oxígeno a la persona que está en el hospital y que lo requiere”, dijo José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda.

Los más afectados

Los sectores más golpeados por la coyuntura nacional de manifestaciones son el agropecuario, el comercio y el transporte de carga.

De hecho, de acuerdo con la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán) hasta el pasado 12 de mayo las pérdidas del sector ascendían a los $ 239.872 millones.

Algo similar reportó Porkcolombia, el gremio de la porcicultura en el país, que desde inicios del paro nacional reporta pérdidas por más de $ 100 mil millones y más de 700 toneladas de carne de cerdo que se dejan de producir al día.

Asimismo, la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) señaló que 16 mil toneladas de carne de pollo y 120 millones de huevos no están llegando a los puntos de distribución.

Por otro lado, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) precisó que al 17 de mayo las pérdidas del sector comercio ascendían a $ 2,2 billones a nivel nacional.

“La situación de los colombianos y en particular de los comerciantes en este momento es dramática; venimos de más de un año de cierres y restricciones que han llevado a la quiebra a miles de empresarios (…) Los promotores del paro no se han conmovido ante este panorama que registra pérdidas para el comercio por $ 2,2 billones  al cierre del 17 de mayo, pérdidas que son irrecuperables”, afirmó Jaime Alberto Cabal, presidente de la institución.

Al reportar las pérdidas a nivel local del comercio, la seccional Atlántico de Fenalco resalta que la cifra se eleva a $ 4.500 millones.

La Cámara de Comercio de Barranquilla (CCB) indicó hace una semana que las pérdidas por el paro nacional en la ciudad alcanzan los $ 11 mil millones y que el 86 % de empresas encuestadas se han visto afectadas.

En cuanto al abastecimiento en la central de abastos de la ciudad, Granabastos, ya comenzaron a llegar alimentos procedentes del Valle del Cauca, región de la que no entraron camiones en las dos semanas anteriores, lo que permitió que se comenzaran a ver productos como el lulo o la granadilla.

Igualmente, de acuerdo con Leonardo Mulford, gerente comercial de Granabastos, el lunes comenzaron a disminuir los precios de los productos ante la llegada de mayores unidades procedentes de las otras regiones que surten al mercado como los Santanderes y Antioquia.

Noticia tomada de: https://www.elheraldo.co/

FENAVI HACE UN LLAMADO AL ESTADO PARA DESBLOQUEAR LAS VÍAS DEL PAÍS INMEDIATAMENTE

Hay 120 millones de aves en riesgo de muerte por falta de alimento. El gremio asegura que se desbordaron las garantías legales.

La Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), exhorta al Estado Colombiano a cumplir con el mandato legal de desbloquear de forma urgente las vías del país.

La Federación mencionó que “se reconoce el derecho a la protesta social
como una garantía que se desprende de la Constitución Política, sin embargo, la situación actual desbordó las garantías legales y constitucionales que se derivan de tal derecho; las vías de hecho y violentas que han sido tomadas por algunos manifestantes, vulnera los límites del ejercicio de la protesta social y afecta los derechos fundamentales de quienes no hacen parte de esta”.

Aseguraron que el bloqueo de las carreteras del país, tiene en jaque a la industria avícola por cuanto afecta el suministro de alimento para millones de aves e igualmente tiene en riesgo el abastecimiento de pollo y huevo, que son fundamentales en la canasta familiar de los colombianos. Como consecuencia de los bloqueos sistemáticos que han ocurrido durante las últimas semanas, afirmaron, se encuentran en riesgo de muerte 120 millones de aves por la falta de alimento.

En los puertos hay más de 250 mil toneladas de insumos para las granjas sin poderse transportar.

Ellos argumentan que cuando las manifestaciones alteran el orden público y la convivencia pacífica, “la Corte Constitucional ha autorizado a la fuerza pública a intervenir, acudiendo al uso de la fuerza de ser necesario. Así, en Sentencia C-281 de 2017, la Corte Constitucional declaró exequible el inciso 4 del artículo 53 de la Ley 1801 de 2016 (Código Nacional de Policía) el cual establece: “(…) toda reunión y manifestación que cause alteraciones a la convivencia podrá ser disuelta”. La Corte indicó que la fuerza pública tiene el deber constitucional y legal de controlar el orden público, de manera que es necesario que cuente con la posibilidad de levantar los bloqueos cuando las mismas afecten gravemente la convivencia pacífica”.

“La libertad de movilidad por el territorio nacional, y de circulación de alimentos es un derecho Constitucional, no siendo posible que el ejercicio al derecho a la locomoción se vuelva impracticable, a través de medidas que impidan su ejercicio en su “sustrato mínimo e inviolable”; ya que el único facultado para limitar el ejercicio de tal derecho es el Estado”, manifestaron citando a la Sentencia SU-257 de 1997.

Por estas razones, “se exhorta al Estado a que se cumpla con los mandatos legales anteriormente expuestos, para restablecer la libertad de movilidad,
garantizando la seguridad alimentaria de los colombianos”, mencionaron.

Noticia e imagen tomada de: https://www.larepublica.co/ con información de Fenavi.

Con marchas y bloqueos de vías, arrancó nueva jornada del paro nacional

En Bogotá, Medellín, Cartagena y Cali se reportan manifestaciones este miércoles. Algunas ciudades optaron por cerrar sus sistemas de transporte masivo.

Con bloqueos en vías nacionales y locales en ciudades capitales, arrancó la nueva jornada de paro nacional, la cual tendrá sobre el medio día su actividad mayor cuando se realizarán la mayoría de las concentraciones y marchas en las diversas regiones del país.

En Bogotá, nuevamente el sistema de transporte Transmilenio es el más afectado en las primeras horas de la mañana. Se reporta bloqueos que han obligado a cerrar el servicio en los portales de Usme, Sur y Suba, éste último uno de los sectores más afectado en los últimos días en la ciudad.

El reporte en vías de Cundinamarca, señala bloqueos y algunos enfrentamientos entre manifestantes y la Policía en Chipaque, como también afectaciones en el occidente del departamento, en los departamentos de Madrid, Funza y Mosquera. En la noche del martes la vía entre Bogotá y Funza estuvo bloqueada nueve horas y solo en la madrugada estuvo reabierta.

En Medellín la jornada arrancó con relativa calma, no se han registrado problemas de bloqueos, tan solo en la noche uno que hubo en la carretera Medellín-Bogotá, a la altura del municipio de Guarne, en donde manifestantes tuvieron bloqueado el paso. La capital de Antioquia está siendo custodiada con 4.000 efectivos de la Policía, y un grupo de al menos 200 funcionarios de la Alcaldía acompañarán las marchas como garantes de las mismas.

Entre tanto, en Cartagena en la vía que de Bayunca conduce a Barranquilla, hay una manifestación con bloqueos parciales, lo mismo que en el sector de Mamonal. El alcalde de la ciudad, William Dau, señaló que volverá a acompañar la movilización, a la vez que dijo que no sacará el Esmad a las calles.

En Cali, las autoridades reportaron que no operará el sistema de transporte MIO, el cual estaba empezando a operar luego de su gran afectación de la semana anterior. De otra parte en el puerto de Buenaventura en la noche se registraron dos explosiones en la noche, uno en un centro comercial. En la mañana se realizará un consejo de seguridad.

De la misma forma en Cali se espera que la minga indígena haga este miércoles un recorrido entre los sectores de La Luna y Puerto Rellena o Resistencia, para luego salir hacia el norte del Cauca en donde volverán a estar reunidos, lo cual significa que se reabrirán las vías.

En otras regiones del país en el arranque de la mañana no se han reportado mayores afectaciones.

Noticia tomada de: https://www.eluniversal.com.co/

Imagen tomada de: http://colprensa.com/

¿Por qué la Industria Avícola Colombiana está Volando Alto?

La industria avícola pasa por uno de sus mejores momentos y las empresas se la juegan con millonarias inversiones en distintas regiones del país. La meta: ponerse a tono con las necesidades del mercado.
Son pocos los sectores económicos que se dan el lujo de lograr crecimientos permanentes. La industria avícola es uno de ellos. A pesar de factores adversos como la devaluación –que incrementó el costo de los insumos– y el paro camionero que en 2016 impactó a toda la economía, esta actividad logró un crecimiento de 4,4% al cierre del año y para este proyecta un alza superior a 5%.

Y es que la producción de carne de pollo y huevo alcanzó un nuevo récord el año pasado. La primera llegó a 1,47 millones de toneladas, mientras la segunda a los 12.800 millones de unidades. Esta producción conjunta vale alrededor de $16,5 billones, dice Andrés Valencia, presidente de la Federación Nacional de Avicultores.

Estas cifras ponen en evidencia un incremento en el consumo per cápita de estas dos proteínas. El año pasado cada colombiano consumió en promedio 31,5 kilos de carne de pollo y la proyección es que para 2017 esté alrededor de 32 kilos. En huevos el dato llegó a 272 unidades por persona y para este año podría ubicarse entre 275 y 280.

Tres regiones del país explican buena parte de este desempeño del sector: Santander, Valle y Norte del Cauca y la zona centro del país, las cuales representan, según Fenavi, cerca de 75% de la producción avícola nacional, esto sin desconocer el aporte de Antioquia, el Eje Cafetero y la Costa Caribe.

Recomendado: Las batallas de Agrocampo, la marca más copiada del país

Solo Santander participa con 25% de la producción avícola nacional; es decir, 370.000 toneladas de carne al año y 2.900 millones de huevos, señala la directora de Fenavi Santander, Martha Ruth Velásquez.

Por su parte, Valle del Cauca y Cauca, que en los últimos años han ganado participación tras el fortalecimiento empresarial, registran los mayores crecimientos promedio anuales en la producción de carne de pollo (17,3%) y huevo (7,5%), entre 2013 y 2016, de acuerdo con datos de la Cámara de Comercio de Cali.


Foto: Andrés Valencia, presidente de Fenavi, Juan Felipe Montoya, presidente de Incubadora Santander
y Orlando Cortés, asesor estratégico de Pollos el Bucanero

La proyección para 2017 es positiva, ya que se espera un crecimiento de 5,9% en la producción de pollo de engorde y de 5,5% en la de huevo. El objetivo es superar el millón y medio de toneladas en esta carne y los 13.000 millones de huevos. Con gigantescas inversiones, las empresas quieren responder a los retos que les impone el mercado. Tanto las compañías que se dedican a la producción de pollo, como las que lo hacen en huevos, no han escatimado esfuerzos en tecnificarse y ampliar sus capacidades de producción.

Mayor Capacidad

Solo por mencionar algunos nombres, Incubadora Santander, Pollos El Bucanero, Pollo Andino, Savicol, Avícola El Guamito, Operadora Avícola y Campollo trabajan para ponerse a tono con las necesidades del mercado.En esta línea, las empresas Pollo Andino y Savicol, que desde hace unos años decidieron aliarse y crear la empresa Avícola del Magdalena (Avima), tendrán lista una nueva planta en el municipio de Cumaral en los Llanos Orientales, en junio de este año.

Avima, que actualmente les presta a sus socios servicios de incubación (6 millones de huevos mensuales) y transporte de huevos, pollitos de un día y alimento concentrado, es la encargada de este nuevo proyecto.

Se trata de una planta de beneficio en la que se sacrificarán 9.000 pollos por hora; es decir, alrededor de 70.000 aves al día, en un turno de 8 horas. La factoría, que demandó una inversión de $44.000 millones en su primera etapa, complementará la oferta que tienen hoy las dos compañías en sus plantas ubicadas en Bogotá.

El producto procesado en Cumaral será distribuido en las mismas zonas donde en este momento tienen presencia estas empresas, es decir, Cundinamarca, Boyacá y Tolima. Édgar Ramírez, gerente de Avima, manifiesta que con esta factoría las empresas buscan minimizar mermas, una situación que se presentaba en el traslado de las aves desde las granjas que tienen en los Llanos. Savicol cuenta con 9 granjas y Pollo Andino tiene dos operando y dos más en construcción, que estarán listas en mayo.

Avima adelantará una segunda etapa en la que se construirá una planta de procesamiento de vísceras para producir harinas, una idea que se espera empiece a ejecutarse en dos años. En esta iniciativa las empresas invertirán $10.000 millones. Esta es una zona que se ha venido fortaleciendo con la presencia de varias marcas, entre ellas, Pollo Fiesta, Pollo Olímpico e Italcol.

Mirada a la Costa

La Costa Caribe es otra de las regiones a las que las empresas están apuntando con el fin de ganar competitividad por la cercanía a los puertos para la importación de los insumos para el procesamiento de alimentos. Avícola El Guamito, de Santander, fue una de las primeras en mirar a esta región.

Hace 10 años compró una finca en Sabanalarga, Atlántico, donde construyó una granja integral para fabricar alimento concentrado, tiene galpones de cría y levante, galpones automáticos para la producción de huevos bajo ambiente controlado para un mejor confort de las aves, clasificación y empaque de huevos. Allí produce 800.000 huevos diarios y el objetivo en los próximos 4 años apunta a doblar la producción; es decir, llegar a 1,6 millones de unidades al día.

Junto con la operación en Santander, esta empresa produce 1,8 millones de huevos diarios, 4,8% de la producción nacional, dice Alfredo Acebedo, directivo de la organización. En Santander la compañía tiene 10 granjas de producción de huevos con gallinas libres de jaula, una de cría y levante de pollonas y una fábrica de concentrados. Además, son socios de una pasteurizadora de huevos.

Campollo, por su parte, también le apuesta a la Costa. En 2011 inició el montaje de Campollo Caribe, un proyecto que les costó su ingreso a un proceso de reorganización empresarial, pero que también hoy es la gran apuesta de crecimiento. Allí la inversión fue superior a los $85.000 millones.

Con este proyecto, ubicado en Arjona (Bolívar), que se suma a otro en Santander, la empresa maneja dos complejos industriales –integrados verticalmente con incubación, engorde, sacrificio y distribución–. Mauricio Toro Ortiz, socio de Toro & Neira Banca de Inversión y miembro del comité directivo de la empresa, dijo recientemente que la firma está en proceso de ponerse a punto, tanto en términos de producción como comerciales.

El objetivo es llegar a plena producción de su capacidad instalada actual, que en posibilidad de sacrificio de aves es de 3 millones al mes. Hoy se procesan alrededor de 1,3 millones. La proyección de crecimiento para los próximos años es en promedio de 5%.

Fortaleciendo el Suroccidente

El suroccidente también se consolida como una de las zonas fuertes para la industria avícola. La más grande productora de huevos del país, Incubadora Santander, hace lo propio con su marca Kike’s y sus inversiones no paran. Son varios los proyectos que están a punto de entrar en operación en el suroccidente. En abril próximo será inaugurada una planta de generación de energía a base de biomasa, la cual constituye la primera de sus características en esta industria y se convierte en un proyecto disruptivo en la industria, asegura Juan Felipe Montoya, gerente de Incubadora Santander.

Esta iniciativa demandó inversiones por US$4 millones y tiene una capacidad de generación de una mega y la proyección es llegar a 5 en dos años, lo que les permitirá convertirse en autogeneradores de energía para los procesos productivos.

La compañía, que alcanzó ventas en 2016 por $400.000 millones, tiene una apuesta fuerte en el norte del Cauca. Allí inauguró una planta de huevo pasteurizado líquido que entró en operación el pasado mes de noviembre. La inversión ascendió a $16.000 millones.

En su plan de fortalecimiento construye una planta de sacrificio de gallina, que entrará en operación en mayo. Estos proyectos serán determinantes para lograr la mega de la compañía para el año 2023, cuando prevén producir 10 millones de huevos al día. Hoy la cifra alcanza los 4,2 millones de unidades diarias.

Pollos El Bucanero también ha fortalecido su operación. Orlando Cortés, asesor estratégico de la organización, señala que en los últimos años han invertido más de US$100 millones en modernización.

Una de sus más recientes adquisiciones es una máquina japonesa, que además de facilitar la preparación de productos que buscan ingresar a Japón –gracias a una certificación entregada por el Invima–, le permitirá tecnificar procesos que hoy realiza de forma manual y aumentar sus volúmenes de producción.

La producción diaria de la empresa es superior a los 200.000 pollos en la planta que tiene en Villagorgona en el Valle y vende unas 11.000 toneladas mensuales. Cortés señala que la empresa seguirá invirtiendo en tecnología con el fin de brindarles productos con valor agregado a los consumidores.

Uniendo Fuerzas

En Antioquia y el Eje Cafetero las cosas no son diferentes. Allí hace presencia uno de los principales jugadores de esta industria: Operadora Avícola (Opav), propiedad del grupo Contegral.

Esta firma finalizó hace poco el proceso de fusión de tres importantes compañías en la producción de pollo: Pimpollo, Friko y Superpollo.

Sus directivas señalan que la empresa se encuentra en una etapa de consolidación de estas operaciones con énfasis en los procesos productivos y la transformación tecnológica. Su plan es crecer en el mercado con calidad y servicio, apalancándose en las marcas Friko y Pimpollo, las cuales han alcanzado de alto reconocimiento entre los consumidores colombianos, según los voceros de la firma.

La operación tiene tres plantas de alimento balanceado, dos de incubación, tres más de beneficio y otra para productos con valor agregado, representados en piezas porcionadas, únicas para el mercado colombiano, comercializadas bajo la marca El Granjero.

Operadora Avícola tiene como prioridad la modernización tecnológica en los núcleos de granjas y las plantas de procesamiento de pollo, en las que actualmente se procesan cada mes cerca de 10.000 toneladas.

Esta firma tiene presencia productiva en Antioquia, Risaralda y Santander, vinculando directamente a 4.432 colaboradores. Para este año prevé un crecimiento superior al promedio sectorial, para lo cual está destinando cerca de 2,5% de los ingresos del año en inversiones de capex –en bienes de capital–.

Adicionalmente evalúa proyectos específicos de modernización de granjas y plantas de beneficio.

No cabe duda de que el vuelo de esta industria es de largo aliento, a pesar de enfrentar grandes retos, entre ellos la alta dependencia de los insumos importados como el maíz, que hace a la industria muy sensible a la devaluación y la alta informalidad en algunos actores de la cadena.

A esto se suma la existencia de una coyuntura de precio impactada por la sobreoferta de producto, que ha hecho del inicio de 2017 un periodo particularmente retador para los empresarios avícolas. Aun así, ellos son optimistas de lo que les deparará este nuevo ejercicio.

Noticia e imagen tomadas de: http://www.dinero.com